[LVM] Día 1 – Santiago – Panamá

Nos fuimos.

Hoy temprano estábamos en el aeropuerto. Nuestro vuelo salía a las 12.00 pm, así que como todo buen viajero a las 9 am estábamos llegando al lugar “con una mochila llena de ilusiones”, como diría algún periodista deportivo.

Hora de partir.

Últimos abrazos, los más apretados. Últimas palabras de cariño, fotos, un par de lágrimas. Un par de retorcijones en el estómago y nos fuimos.

Entramos a policía internacional. Hacemos la cola. Desde afuera nos miran nuestros familiares. Suena un beep. Módulo 14. Pasaportes.

– A dónde va?

Me dan ganas de responder “vamos a todo el mundo”.

– Panamá – responde Viviana. “Quedamos en Panamá” pienso sin decir nada y una risita ridícula celebra el chiste en mi cabeza.

Pasamos. Ya no vemos a nuestras familias.

Esperamos un buen rato y nos subimos al avión. Nos sentamos. Un estruendo. El avión se remece. Despegamos.

Siete horas atrapados en una lata de sardinas voladora y llegamos a Panamá. Son las 5.23 pm.

Apenas salimos del avión y el calor nos recibe con una bofetada. Chaucha que hace calor acá. Quien dejó abierta la puerta del baño mientras se bañaba? Dejaron todo lleno de vapor.

Ahora tenemos que salir del aeropuerto. Yo había leído que podíamos tomar un bus hasta la ciudad. Lo intentamos, pero está difícil, el bus no pasa y el día se hace noche.

– TERMINAL, CINCO DE MAYO, POR SUR, NOS VAMOS!! – vocifera alguien desde la ventana de una combi. Nos subimos.

Mi única experiencia en una combi había sido en Perú y la verdad había resultado ser una experiencia estresante.

Ahora parecía diferente. Partimos acelerando de forma discreta y suave, pero sin tregua. Nada del otro mundo.

Mientras vamos por la carretera el conductor actúa normal. Después de 20 minutos entramos a Ciudad de Panamá. El conductor sufre una metamorfosis. Sale la luna llena y nuestro conductor se transforma en Michael Schumacher. La combi ahora sólo tiene 2 velocidades: rápido y más rápido. Las frenadas también sufren cambios, pasan de “frenada rápida” a “afírmense mierda!”.

Todos los valores de la carretera se ven trastocados. La combi ahora parte en tercera, porque primera y segunda son para los débiles.

Volamos entre los autos.

Me dan ganas de gritarle al conductor “señalice amigo!”, pero temo que eso me valga la expulsión de la combi. Mejor me afirmó bien nomas.

– Se cobra – dice un muchacho con tono de caribe. Le pasamos 2 dólares cada uno.

Los minutos pasan.

– CINCO DE MAYO!! – grita nuevamente el muchacho. Nos bajamos. Donde estamos? Breve chequeo de existencias y partimos caminando.

10 minutos y llegamos al hostal.

Lo logramos, llegamos a Ciudad de Panamá, son las 7.17 de la tarde.

 

Un comentario sobre “[LVM] Día 1 – Santiago – Panamá

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: